Hacer frente a una oposición requiere memorizar ingentes cantidades de información con la que, la mayoría de las veces, no se está familiarizado. Por lo que es importante retener la mayor información en el menor tiempo posible.

Esa materia que memorizamos debe perdurar en el tiempo, por lo que debes estar en un estado de concentración para comprenderla, memorizarla y que esta memorización perdure.

 

Cómo trabaja la memoria

Veamos primero, muy brevemente, cómo trabaja tu memoria.

mayor información menor tiempo

 

Memoria a corto plazo

Para poder llegar a perdurar en el tiempo lo que memorizamos, hay que pasar por tres fases.

En primer lugar, utilizamos la percepción para fijarnos en algo, por lo que una vez captada la atención nos podremos concentrar en lo que hemos percibido. A esto se le llama “registro”.

En esta primera fase y en un primer momento se pone a trabajar la memoria sensorial, extremadamente breve, pero que recoge la información a través de los sentidos.

 

Memoria a medio plazo

Este tipo de memoria tiene un tiempo de retención muy corto.

Además solo podremos almacenar, si no memorizamos y repetimos, muy poca información.

Así que una vez registrada la información debemos retenerla, por lo que nuestra memoria echa mano de la visualización y la asociación de ideas ya conocidas.

Para afianzar la retención de la información lo más importante es la repetición. Por ello es vital repasar todos los días.

 

Memoria a largo plazo

Este tipo de memoria es perdurable en el tiempo.

Por ejemplo, es lo que ocurre con recuerdos que tienes de tu infancia. Puede que nunca te hayas acordado de algo, pero un día, salta una chispa: un sonido, un olor que hacen que ese recuerdo salga a la luz.

Para formar los recuerdos la memoria debe trabajar visualizando, evocando y verbalizando.

El objetivo en el estudio de la oposición es que podamos recordar a largo plazo.

 

Tips para retener mayor información en menor tiempo

 

Dirige tu atención

Céntrate solo en una cosa. La atención dura muy poco tiempo, por lo que, cuando hagas una tarea en la que necesites la máxima concentración, olvídate de todo lo demás y focaliza tu atención solo en ella.

Deja fuera de tu radio de acción todo lo que te pueda interrumpir.

Ya hemos hablado en varias ocasiones sobre los ladrones de tiempo.

Además, procura estudiar en un lugar que solo utilices para ello (no vale la cama o el sofá) y que esté despejado.

 

Divide tus tiempos de estudio

Debido a que es difícil estar concentrado al máximo más de media hora, deberías dividir tus tiempos de estudio en sesiones cortas.

El método Pomodoro habla de estar concentrado alrededor de 25 minutos y luego descansar.

Si crees que tu concentración se desvanece si descansas cada poco tiempo, puedes intercalar tareas de máxima concentración, como el estudio con otras, por ejemplo, la realización de esquemas, que requieren menos concentración, pero que afianzan los recuerdos.

Eso sí, no te olvides nunca de descansar al menos cinco minutos cada hora, porque tu concentración se verá reforzada.

Utiliza reglas nemotécnicas

Créalas e, incluso dibújalas. Puedes crear acrósticos y acrónimos y jugar con las palabras.

Es una forma de memorizar divertida, y se fijará en tu memoria a largo plazo.

 

Escribe

 

Escribir con boli y papel. Te ayudará a comprender mejor el tema y a afianzar tu recuerdo de él.

mayor información menor tiempo

 

No vas a escribir el temario entero, pero sí puedes hacer esquemas, mapas mentales o tarjetas a mano.

 

 

Repasa en voz alta y cuéntaselo a otros

Repasar en voz alta te ayudará a memorizar más y mejor ya que estarás repitiendo.

A la vez que repasas puedes grabarte para utilizar esos audios para repasar cuando vayas caminando.

Al contárselo a otras personas estarás haciendo esfuerzos por memorizar, así que se afianzarán mejor los conceptos.

 

Visualiza

Si visualizas lo que has estudiado, por ejemplo, un mapa mental que hayas hecho por la mañana y tratas de visualizarlo por la tarde, estarás trabajando la memoria a largo plazo.

El mapa mental es un buen ejercicio para empezar, ya que tiene colores, has dibujado, y como escribimos en un post anterior , dibujar te va ayudar sobremanera a memorizar.

 

Utiliza tus archivos de memoria

Imagina que en tu cerebro hay un almacén en el que se encuentra un archivo.

Imagina que debes clasificar tus resúmenes en una caja, tus esquemas en otra, tus mapas mentales en otra, tus flash card en otra y tus audios en otra.

Cuando llegues al tema 50 tienes que encontrar los del tema 1. ¿Sabes cómo los has ordenado? ¿Los puedes localizar fácilmente?

Ordena estos archivos en tu memoria y ayúdala a encontrar la información de manera rápida cuando la necesites.

 

Autoevalúate

Como ya comentamos en otro post anterior la autoevaluación va a hacer que tu memoria a largo plazo se afiance ya que estarás repasando, recordando y memorizando los conceptos que aún  n