Fin del verano y falta de motivación

Los días de vacaciones se están acabando y la vuelta a la normalidad se hace un poco cuesta arriba. Aunque no hayas dejado de estudiar, seguro que has bajado el ritmo, así que estos días necesitarás una dosis extra de motivación para la vuelta a la rutina de estudio.

 

motivación estudio

Es normal que durante el verano si has estado viajando y has tenido más tiempo libre hayas estudiado menos horas.

Aunque el verano no se acaba aún sí que se termina agosto y la vuelta a la rutina se hace patente.

Te levantas y te cuesta más estudiar, tu cabeza está todavía en la playa y en disfrutar de los días y de tu familia y amigos.

Es cierto que tu objetivo sigue fijo en tu cabeza, sacar la plaza es lo que te interesa, pero en esta transición a la rutina te falta motivación.

 

Te levantas y no tienes ganas de ponerte a ello. Sin embargo, puedes conseguirlo fácilmente con unas sencillas estrategias.

 

Motivación para la vuelta a la rutina de estudio

 

Recuerda por qué estás estudiando la oposición

 

Seguro que piensas que a estas alturas lo tienes claro.

Pero nunca está de más replantearse el porqué estás estudiando tu oposición, si recuerdas el por qué tomaste la decisión de estudiar la oposición, sea cual fuese tu motivo, tendrás de nuevo la motivación para seguir.

Define cuál es tu motivación para saber cuál es el motivo del estudio de tus oposiciones. 

Escribe todos los motivos en un papel, servirá para convencerte aún más de que tomaste una buena decisión proponiéndote conseguir una plaza y que merece la pena esforzarse.

 

 

Recurre a tu fuerza de voluntad

Ten en cuenta que en todo el camino que dura tu estudio de la oposición vas a tener no uno, sino varios momentos de bajón.

Sin embargo tienes un superpoder: la fuerza de voluntad, que te ha conducido al punto en el que estás, aunque pienses que no es así.

Si llevas meses estudiando, ha sido gracias a ella, a  que te has mentalizado y a que sabes que es la que te va a sacar de los momentos en los que te cuesta más estudiar o en los que piensas que  la oposición te supera.

Así que echa mano de ella y de la autodisciplina que, como ya te contamos en un post anterior, es la clave para aprobar unas oposiciones. 

 

 

Piensa en positivo

Ciertamente, si te falta motivación estás en un momento en el que no vas a tener muchos pensamientos positivos acerca de la oposición.

motivación estudio

Pero si has realizado los pasos anteriores, estás teniendo una actitud totalmente positiva.

Te has puesto en marcha, y ahora solo queda que vayas cumpliendo los objetivos marcados, con lo que sentirás que avanzas, que vale la pena y que solo han sido unos días de bajón que los puede tener cualquiera.

 

Es posible disfrutar mientras estudias, tanto con los temas de estudio si es una oposición que has escogido porque te gusta, como de tu tiempo libre si tienes una buena planificación.

Por lo tanto, no dejes que los pensamientos negativos entren en tu cabeza y procura disfrutar de cada momento.

 

 

Márcate nuevos objetivos

Es probable que durante el verano hayas estudiado menos tiempo del que tenías planificado.

Así que es hora de ser realista y marcarte nuevos objetivos que puedas cumplir en el plazo para llegar a la fecha de examen en perfectas condiciones.

Empieza una nueva planificación realista. Ten en mente siempre el objetivo a largo plazo, pero empieza por objetivos a corto plazo, diarios y semanales que te ayuden a ver de nuevo tu progreso.

En el post anterior hablamos de la planificación semanal, que en estos momentos te puede ayudar bastante. 

Comienza registrando los progresos diarios que haces. Recuerda que cuando empezaste a estudiar la oposición te costó mucho más ponerte en marcha.

Ahora solo estás cansado, que es normal, pero es fácil volver a coger el ritmo, porque ya lo has hecho anteriormente.

 

Recompénsate

Todavía queda verano, así que puedes darte alguna recompensa veraniega. Por ejemplo, si llevas al día todo lo que te has propuesto, puedes ir un fin de semana a la playa para recargar las pilas.

Tú eres el que te marcas tus objetivos (realistas) y tus recompensas.

 

Apóyate en tu familia y amigos

Ellos, mejor que nadie, te van a comprender.

Saben el esfuerzo que estás haciendo, y te pueden ayudar de diversas formas.

Primeramente te pueden dar apoyo moral, algo importante para cualquier opositor.

Te pueden echar una mano en tus tareas cotidianas, para que te cueste menos concentrarte en tus primeros días de vuelta al estudio.

Incluso puedes pactar con tus amigos tanto las recompensas como el que no te animen a salir cuando aún no has cumplido tus objetivos.

 

Estos son solo algunos consejos que te podemos dar para aumentar tu motivación para la vuelta a la rutina de estudio, pero seguro que tú tienes tus propios trucos a los que recurres en momentos.

En este vídeo puedes ver algunos trucos más.