4.7
16

La meditación está probado científicamente que tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo. Son unos minutos que dedicamos al día a nosotros mismos. Dejamos el estudio a un lado para ser conscientes de nuestro cuerpo. A continuación te hablamos de los beneficios de la meditación para opositores.

Uno de ellos, siendo muy beneficioso para los estudiantes, es que reduce la ansiedad. Esto se produce cuando nos concentramos en nuestro cuerpo. Nuestra respiración se va calmando y poco a poco nuestra ansiedad se va atenuando.
Tiene otros beneficios como que ayuda a relajar la tensión muscular. Esto también beneficia a los estudiantes que llevan horas y horas sentados en una silla. Los músculos se agarrotan lo que produce muchas contracturas en espalda o cuello, debido a que estamos en tensión por el estrés. Si dedicamos un tiempo para meditar cada día nuestros músculos no estarán tan tensos y reduciremos las contracturas.

 

Meditación para opositores

En ocasiones, cuando sometemos a nuestro cuerpo a altos niveles de estrés nos cuesta conciliar el sueño. Estamos acelerados y nuestro cerebro no puede parar de pensar. Si dedicamos unos minutos a meditar antes de ir a dormir conseguiremos dejar en blanco nuestro cerebro. De este modo, no habrá ninguna preocupación que perturbe nuestro sueño.
Como hemos dicho anteriormente, la meditación provoca que nuestro cerebro se quede en blanco. Al no estar en un estado de estrés no hay interrupciones innecesarias, nos ayuda a concentrarnos mejor en la tarea que estamos haciendo. Al igual que nos ayuda a retener los conceptos estudiados.

Por último, cuando nos sometemos a altos niveles de estrés, somos más vulnerables a la depresión. Si nos tomamos unos minutos al día para conocernos, escuchar nuestro interior, será un potente antidepresivo que nos ayudará a combatir esos momentos en los que estamos más sensibles.

Alguna técnica que te recomendamos para meditar es la conocida técnica de la vela. Esta consiste en sentarse, preferiblemente en el suelo, con la espalda erguida. Debemos cerrar nuestros ojos y visualizar una vela. La vela se aviva o se atenúa según el ritmo de nuestra respiración. Sólo tenemos que concentrarnos en visualizarla, debemos dejar toda distracción atrás.

Todas estas técnicas de meditación para opositores son altamente recomendables para hacerlas de forma habitual, unas tres o cuatro veces a la semana. La frecuencia tiene que ver también con el tiempo disponible de cada uno.

Todas estas técnicas te van a ayudar a aumentar tu concentración y, además, aquí te dejamos más.