4.9
67

La técnica del subrayado

La técnica del subrayado es imprescindible a la hora de estudiar tu oposición ya que te va a reportar muchas ventajas.

Aunque parece algo sencillo, no siempre sabemos distinguir lo importante de lo que no lo es y se puede acabar con todo el temario subrayado, cosa que tampoco va a ayudar mucho a memorizar.

Esta técnica de estudio puede serte muy útil a la hora de memorizar y de relacionar conceptos.

 

¿Por qué subrayar?

Previamente vas a tener que realizar una primera lectura.

En ella podrás identificar desde un primer momento los conceptos que contiene el tema.

Tras esta primera lectura, deberás realizar otra lectura más detenida, en la que ya vayas asimilando y comprendiendo bien el tema.

Puedes realizar estas lecturas en voz alta, ya que este método de estudio te va a ayudar también a memorizar.

Hecho esto, es hora de empezar a subrayar.

Esta técnica del subrayado va a servirte de base para esquemas, flash cards y mapas mentales, por lo que es importante que la realices bien.

Al terminar, como ya habrás seleccionado lo más importante podrás ver de un golpe de vista la información más importante.

Te recomendamos que, una vez tengas subrayado el tema, hagas una lectura de nuevo para comprobar que no has dejado nada importante por subrayar.

Te ayudará a memorizar y es el momento de combinar la técnica del subrayado  con otras como las citadas anteriormente, además de dibujos, grabar audios, etc.  

En definitiva, es lo que te va a servir de base a otras técnicas de repaso rápido. 

 

Cómo realizar un subrayado adecuado

 

técnica subrayado

 

Localiza las ideas más relevantes

 

 Las ideas relevantes del tema son las que deberías localizar primero.

Para ser más efectivo, puedes ir subrayándolas a lápiz en la segunda lectura.

Sugerimos que sea a lápiz, porque si te equivocas es mejor borrar  y rectificar que tener un borrón de rotulador fosforito o de bolis de colores.

Destacar estas primeras ideas te dará el pie para seguir subrayando las ideas relacionadas.

Al señalar las palabras clave vas a hacer que al repasar puedas recordar todo al primer golpe de vista.

 

Subraya las palabras importantes

 

Deja fuera artículos, preposiciones, conjunciones y subraya las palabras que te aportan información: sustantivos, verbos, números de artículos, fechas, nombres, etc.

Para que no te pierdas en subrayar todo, tren en cuenta que lo ideal es tener resaltada, aproximadamente, la cuarta parte del texto que estés subrayando, ya sea un tema, un capítulo, etc.

 

Anota al margen

 

Anotar al margen conceptos, fechas, ideas o flechas que indiquen puntos de conexión dentro del texto, te hará tener una mayor capacidad  de interrelacionar ideas.

A la hora de relacionar unos contenidos con otros, además de flechas también puedes poner otro tipo de símbolos que tengan sentido para ti, así como exclamaciones, interrogaciones, asteriscos, etc.

 

Reflexiona sobre el contenido que has subrayado

 

Debes plantearte si has subrayado lo que realmente es importante o no, sobre todo si ves más  palabras subrayadas que sin subrayar.

Relfexiona sobre si lo que has subrayado forma un todo coherente y si puedes seguir el hilo de las ideas sin necesidad de volver a leerte el tema o el capítulo entero.

 

Utiliza diversos colores

 

Los distintos olores, además de dar más alegría al texto, van a hacer que puedas diferenciar enseguida lo que es una idea, o concepto, fechas, artículos importantes, etc.

Ten siempre fijo el mismo color para cada cosa. Así siempre podrás localizar casi a la primera lo que estás buscando en todo el mar de apuntes que genera la oposición.

No te vuelvas loco utilizando todo la escala cromática, sobre todo, porque primeramente te va a distraer, y después es posible que te lleve a confusión a la hora de buscar algo importante.

En este vídeo puedes ver por qué es importante el subrayado y cómo se realiza esta técnica.