Estudiar y caminar, la combinación perfecta

Estudiar oposiciones requiere estar mucho tiempo sentado.

Si, además, trabajas, los desplazamientos los realizas en coche o en transporte público y utilizas el ascenso, te darás cuenta de que al final del día no has andado absolutamente nada.

Caminar era la forma de desplazamiento desde el  principio de la humanidad, no había otra forma de transporte.

Nos hicimos bípedos y este fue el principio de la evolución.  Nuestro cerebro se transformó y nuestras manos utilizaban herramientas.

No estamos tanto preparados para correr, pero sí ara caminar y resistir caminando.  

Estar sentado de 10 a 12 horas diarias delante del ordenador es demasiado tiempo y el cuerpo adquiere malas posturas que harán que tengas muchos problemas de cuello y de espalda.

 

Por qué caminar cuando estás estudiando

 

 

Aunque te guste hacer deporte y salgas a correr o  a montar en bici o vayas al gimnasio varios días entre semana, no dejes de caminar.

Lo ideal es que salgas a la calle una media hora al día y que te dé el aire y el sol.

Al estar encerrado estudiando normalmente tienes carencia de vitamina D y necesitas airearte.

 

 

 

 

Es la mejor actividad y la más fácil

Válido para todas las edades y casi para todas las condiciones físicas.

Si estás estudiando, al hacer las pausas, aunque sea por casa, ponte a caminar durante 10 minutos.

 

Te despejará y hará que retengas mejor lo que estés estudiando

 

Hay estudios que hablan del pensamiento difuso.

Para estudiar enfocas tu atención en lo que estás estudiando. Pero a veces, por mucho que prestes atención, no llegas a retener ni a comprender algunos conceptos.

Cuando dejas de prestar atención y tu mente está divagando, aparece el pensamiento difuso, que se encarga de poner orden en todos los conceptos que andan dando vueltas por tu cabeza y, como por arte de magia, coloca todas las piezas para que puedas llegar a comprender lo que antes no entendías.

Caminar te ayudará a que  este tipo de pensamiento surja.

 

Pone en forma tu corazón

Caminar varias veces al día y frecuentemente reduce los triglicéridos y la presión arterial.

Además, mantiene a raya la diabetes.

Caminar es mucho mejor para la salud cardiovascular que el correr.

 

No engordarás

O bajarás de peso.

Es muy importante que cuides tu salud mientras estás opositando. Si además de poder perjudicar tu espalda el estar tanto tiempo delante de un ordenador, engordas, el daño será doble.

Además  si caminas durante periodos cortos de tiempo no te entrará hambre, al contrario que cuando corres.

 

Es un buen sustituto cuando no tienes tiempo para hacer otros deportes

Si no puedes dedicarle dos horas a jugar un partido de fútbol, o una hora al gimnasio, caminar es la mejor alternativa.

Simplemente puedes salir cerca del lugar de donde estés estudiando y volver en el tiempo estimado.

No te pillará ningún atasco y llegarás a la hora estipulada para seguir estudiando.

 

Puedes estudiar mientras caminas

Si grabas los temas y utilizas audios para estudiar, nada mejor que caminar mientras los escuchas.

No te tumbes, te entrará mucha pereza después y seguro que desconectarás.

Sin embargo, si sales a caminar, conseguirás despejarte, a la vez que estudias.

 

Cómo caminar más

-Todo lo que puedas hacer caminando, hazlo.

Si vas a la biblioteca cercana, si vas a la compra, o si quedas con amigos, procura ir caminando o, al menos, una parte del trayecto.

Siempre puedes coger el bus o el metro en la siguiente parada.

-Sube escaleras

estudiar caminar combinación perfecta

Deja el ascensor de lado y empieza a subir escaleras.

Date cuenta de que muchas veces no lo haces por pereza, sino que surge de manera inconsciente el irte directo al ascensor.

 

-Camina mientras hablas por teléfono.

-Levántate a por agua, a cambiar de canal a la tele, o mientras te lavas los dientes.

-Camina con el zapato adecuado.

-Utiliza el cuenta pasos del móvil.

Está demostrado que si te propones hacer, como mínimo, los 10,000 pasos al día, si lo estás monitorizando, es seguro que lo intentarás hacerlos.

Si ves que has andado 8,500, ¿cuánto más te va a costar llegar a los 10,000?

Dependiendo del ritmo al que vayas puedes quemar de 250 a 500 calorías, y eso es otro aliciente.

Mientras que si no ves lo que has andado y haces una estimación de minutos, es más fácil que los dejes para mañana.

 

Así que no tienes excusa, empieza a andar.