Pues respecto a este tema hay opiniones para todos los gustos y ambas decisiones son válidas pero vamos a analizar los pros y contras de estudiar en casa y de estudiar en una biblioteca.

estudiar en casa o biblioteca

 

Estudiar en la biblioteca

Dentro de las ventajas de estudiar en las bibliotecas, partimos de la base que son espacios adecuados para el estudio, tienes a mano el material que necesites para hacer cualquier consulta, y en época de exámenes algunas de ellas abren 24 h, incluso por la noche.

A muchas personas, el hecho de estar rodeado de gente que también está estudiando, le supone estar más predispuesto a la hora de dedicarle horas al estudio.

Por otra parte, en la biblioteca está prohibido hablar, comer… por lo que te quitas distracciones.

Además puedes quedar con algún compañero para acudir a la biblioteca, de esta manera te sentirás en la obligación de ir.

Los descansos en la biblioteca son muy eficaces y provechosos, ya que se aprovecha para salir a la calle, hablar, comer y tomar el aire fresco. Unos minutos serán suficientes para volver al estudio con fuerzas, ánimo y una buena concentración.

En cuanto a los inconvenientes de estudiar en la biblioteca encontramos varios:

Siempre encontrarás a gente que ha ido a pasar el rato, por lo que huye de ellos de personas.

El ruido también hará que, en ocasiones, sea difícil concentrarse.

Dependiendo del año de construcción, quizás tengan mesas compartidas, sin enchufes o puertos. Así que si necesitas el ordenador, asegúrate de sentarte cerca de una toma de corriente o carga la batería antes de salir de casa.

Las sillas tampoco suelen ser demasiado cómodas, ni puedes cambiar de postura cuando te canses, por lo que tendrás que estirar un poco cuando descanses si no quieres acabar con contracturas.

 

estudiar en casa o biblioteca

Estudiar en casa

Respecto a las ventajas, está claro que no salimos de nuestro ámbito de confort, podemos estar en pijama, estudiar sentada en el escritorio o cambiar y tumbarnos en la cama. Nuestra espalda lo agradecerá.

Además puedes comer cuando quieras o tomar un café mientras lees.

Pero en cuanto los inconvenientes para estudiar en casa se necesita mucha disciplina y organización; es necesario apagar el móvil para evitar mirarlo cada cinco minutos, no estar en la habitación donde haya televisión, para evitar tentaciones; es necesario que en casa haya tranquilidad, sin ruidos que te molesten, ni gente entrando y saliendo de la habitación. Aunque estás en una vivienda y siempre llama alguien al timbre o suena el teléfono.

Debemos avisar a la gente de nuestro alrededor que no nos molesten.

En definitiva, las dos opciones son buenas, siempre y cuando podamos concentrarnos bien y aprovechemos bien el tiempo. Así que depende de cada persona, cada no elegirá lo mejor pa sí mismo.