La mayoría de las oposiciones constan de un examen tipo test. Si sabes hacerlo bien no tendrás problemas en aprobar esta parte de la prueba y tendrás gran parte de la oposición ganada.

Si desde el primer momento de empezar a estudiar tu oposición sabes cómo abordar la prueba, solventarás los errores que puedas cometer al realizarlo.

 

Tips para aprobar un examen tipo test

 

Practica desde el primer momento

 

aprobar examen test

Hacer test es  una de las mejores técnicas de repaso.

Por este motivo, si desde el primer momento en el que estudias el primer tema realizas test, será más fácil que sepas dónde fallas, tanto en el temario, como a la hora de realizar el test y el tiempo que gastas en realizarlo.

En Internet y en aplicaciones móviles (como esta referente a la Constitución Española) puedes encontrar pruebas de años anteriores y test relacionados con los temas.

Pero ten en cuenta que pueden estar desactualizados.

Lo mejor es que inviertas en un libro de test específico de tu oposición o que elabores tus propios test.

Esto último puedes hacerlo partiendo de las flash card, te servirán de guion para elaborar tu test.

 

Lee atentamente

En primer lugar debes leer atentamente las instrucciones que se plantean antes de comenzar a hacer el test.

Es muy importante que sigas todas las instrucciones, ya que si no lo haces, puede que no hagas correctamente el examen y todo el esfuerzo no haya servido de nada.

Después lee todo el test atentamente del tirón  y después, una por una para contestar sigue muy atento a la pregunta y a las opciones de respuesta.

Aunque de la primera lectura creas que sabes muchas, haz una lectura detenida de cada una y márcalas con lápiz antes que definitivamente con el bolígrafo.

 

Calcula el tiempo que tienes para responder

Con la lectura previa de todo el examen, lo que te va a orientar es a saber cuáles son las preguntas que tienes claras o bastante claras y las que no.

Así podrás calcular el tiempo que tienes para contestar a las que creas  que son más difíciles.

 

Contestar o no contestar

Hay exámenes que te penalizan más contestando mal que no contestando, así que debes juzgar cuáles son las preguntas más difíciles para ti y cuáles no tienes ni idea.

Contesta primero a las que no tengas ninguna duda o tengas bastante claras y deja para el final las que dudes o las que no tengas ni idea.

Así podrás dedicarles más tiempo.

Si te penaliza contestar mal, puedes dudar entre contestar o no. Debes estimar cuántas contestas bien y si te merece la pena arriesgar con las dudosas y con las que no sabes.

Si vas a arriesgarte a contestar, por estadística tienes más probabilidades de acertar entre dos que entre cuatro respuestas.

 

Algunos trucos si dudas

Estos son algunos trucos, pero no los tienes que tomar al pie de la letra.

-Normalmente la respuesta más larga y mejor especificada es la correcta.

-Cuando tienes la opción de “todas las anteriores”, la mayoría de las veces es la correcta.

-Ten cuidado con las preguntas trampa, que son casi idénticas y es importante que leas bien cuando te dicen “cuál de estas respuestas no es la correcta”.

-Si en una pregunta te dan como respuesta “todas las anteriores son falsas”, normalmente es falsa.

-Lo mismo ocurre al aparecer las palabras “nunca” o “siempre”.

 

Sin embargo, estudiar y hacer muchos test siempre es la opción más correcta para poder aprobar el examen.

 

Toda la información que necesitas para aprobar una oposición

Toda la información que necesitas para aprobar una oposición